El autor:

Portada

Nacido en Buenos Aires en 1937, Horacio Eichelbaum se radicó en Málaga a finales de 1974. Sus 45 años de profesión periodística tuvieron así dos etapas: casi 20 años en la Argentina y más de 25 en nuestras tierras. En la capital del Plata Eichelbaum trabajó en una docena de periódicos, media docena de revistas, diversas emisoras de radio, periódicos sindicales y políticos, gabinetes de prensa institucionales y de empresa. Acudió también como periodista invitado a programas de televisión que batieron records de audiencia (Como el "Juicio a la 'revolución libertadora'" o una serie de entrevistas a los candidatos a la presidencia del Gobierno de su país).

Guionista de cine documental, coordinador de programas televisivos culturales ("La ciudad creadora" con entrevistas monográficas a figuras como Jorge Luis Borges y Ernesto Sábato), escribió también la letra de una canción que fue éxito de ventas, "La del televisor", una humorística crítica a la programación televisiva cuyo estreno le valió un incidente ante las cámaras al cantante Piero, increpado por el showman que lo había invitado.

Un anterior libro de Horacio, "De nuevo el Parlamento". que analizaba el retorno de las instituciones democráticas, se encontró, una vez editado, con otro inminente retorno: el de una nueva dictadura.
Eichelbaum se muestra orgulloso de ser un profesional “todo-terreno", Aunque desde el comienzo de su actividad periodística, con 19 años, su vocación era el análisis político, confiesa que sólo pudo ejercer esta actividad esporádicamente, ya que pocas veces encontraba condiciones y ámbitos propicios para exponer libremente su pensamiento.
Algunos de los temas abordados en su libro fueron enfocados, de modo parcial, en varios artículos publicados entre 1997 y 1999 en la revista de pensamiento madrileña "Hespérides", cuyo último número apareció en 2000.

Desde Málaga Eichelbaum ha colaborado en las páginas de opinión de El País, en el dominical del mismo periódico, así como en la edición andaluza, con reportajes y entrevistas; ha sido columnista del desaparecido Sol de España, de Diario 16, del Diario de la Costa del Sol -en el que fue redactor jefe-, así como corresponsal de Interviú y de la revista Tiempo y de los también desaparecidos diarios de Madrid Informaciones y El Independiente. Además, dirigió el semanario Imagen de Marbella, un curioso experimento de periodismo combativo en pleno territorio de la ‘jet’. Actualmente escribe una columna semanal en La Opinión de Málaga.

El 4 de diciembre de 2001 se presentó al público un libro de características muy especiales que el Centro de Ediciones de la Diputación de Málaga (CEDMA) ha querido publicar como una contribución a un gran debate, que está todavía pendiente, sobre la actual estructura de poder mundial, bautizada como "globalización". Se trata de una obra elaborada durante muchos años por el periodista Horacio Eichelbaum, argentino de nacimiento y malagueño de adopción, titulada "Un planeta a la deriva - Democracia y progreso, mitos del poder global".

Portada

La presentación corrió a cargo de una figura de excepción: el poeta y periodista Manuel Alcántara, a quien recientemente la Universidad de Málaga concedió el título de "Doctor Honoris Causa", asumiendo así el afecto y la admiración de que goza en nuestra provincia y en toda España, ya que sus artículos cotidianos son seguidos por lectores de los más diversos puntos de nuestro territorio.

El Centro de Ediciones de la Diputación de Málaga presentará también el libro de Eichelbaum en los próximos días en el Aula Magna de la Escuela de Empresariales de la Universidad de Barcelona pretendiendo así dar a esta obra la proyección necesaria para que sea realmente instrumento de un debate amplio y en profundidad, tanto de las relaciones entre el "mundo desarrollado" y lo que Eichelbaum llama "la periferia", como de la crisis de valores que se está viviendo en la propia "metrópolis" y que abarca, por cierto, el estereotipo en que han caído las formas democráticas. [ver ficha del libro...]

La independencia de Eichelbaum ha sido valorada así por José Javier Esparza, autor del prólogo de "Un planeta a la deriva":

“Todo libro es -o debería ser- un pedazo del alma de su autor (…) Quienes tenemos el orgullo de compartir con Horacio amistad y preocupaciones, hemos podido asistir también al trabajoso esfuerzo de concebir este libro: lo hemos ido viendo hacer, crecer, corregirse, aumentarse, discutirse, criticarse, llegar a síntesis precisas, alcanzar esa destilación de pensamiento que permite incorporar acontecimientos nuevos sin que éstos alteren la idea matriz. Horacio Eichelbaum no ha escrito un libro: lo ha vivido. Quizás porque es un periférico instalado por azar en el centro, quizás porque es un náufrago de cien ilusiones perdidas, quizá porque es un superviviente de grandes cataclismos políticos y sociales, quizá porque siempre ha sabido guardar su libertad de persona singular en un contexto de servidumbre intelectual generalizada... Por alguna de esas razones, o quizá por todas ellas a la vez, pocas personas hay tan bien situadas como Eichelbaum para aportar puntos de vista originales y libres sobre la marcha del mundo. Una marcha que el autor ha sido capaz de condensar y reflejar como en una foto fija -para luego entrar a descifrar hasta el último detalle del retrato".