El poeta Humberto Ak'abal lee sus propios poemas:

"Recuerdos"
pequeño (400KB)
mediano (760KB)
grande (1MB)

"Hoy"
pequeño (600KB)
mediano (1,2MB)
grande (1,6MB)
"Cantos de Pájaros"
pequeño (2,1MB)
mediano (4MB)
grande (5,5MB)
(requiere QuickTime 3.0 ó superior)



El desconocimiento culpable que en occidente tenemos de todo lo que a occidente no le sirve según su modelo de sociedad se extiende, entre otras cosas, al territorio de la edición de libros. Con escasas excepciones, pocas editoriales se ocupan de rastrear inmensas zonas culturales: buena parte de África, Asia, Oceanía, América del Sur y del Centro y Europa del Este son, por sistema, ignoradas, a pesar de que en esos lugares y en esas lenguas está surgiendo una literatura de enorme calidad. la colección de poesía maRemoto pretende reparar, aunque sólo sea en parte, esta injusticia: la derivada de nuestro desconocimiento de las poesías ausentes de nuestras editoriales, de nuestras librerías y bibliotecas y, lo que es más grave, de nuestras propias conciencias. Las necesitamos para completar el mapa de lo que somos y nos necesitan para cumplir la vocación última de toda gran poesía: ser un instrumento para el conocimiento no sólo del pueblo en el que surge sino también, y sobre todo, de la humanidad en su conjunto.

Con esta colección queremos mostrar hasta qué punto occidente (acomodado en la contemplación de su propio ombligo) está evitando parte de la mejor literatura que se hace hoy por hoy en el mundo. maRemoto pretende abrir un espacio en el que puedan respirar libremente (y, al hacerlo, purifiquen nuestro aire) las poesías de las otras culturas del mundo.

Con la publicación de entre seis y nueve libros bilingües al año, poco a poco irán apareciendo poetas eslovenos, hindis, bengalíes, chinos, brasileños, mozambicanos, albaneses, kurdos, quechuas, rumanos, angoleños, guaraníes, indonesios, iraníes, etc. También se dará cabida a poetas de países africanos, asiáticos, caribeños u oceánicos que, aunque su lengua literaria sea el inglés, el francés, el portugués u otra de las occidentales, la realidad de la que hablan nos sea a pesar de todo extraña y reveladora de mundos diferentes.

Aurora Luque y Jesús Aguado
Directores de maRemoto

Humberto Ak'abal nació en Momostenango, Totonicapán (Guatemala) en 1952. Ha publicado los siguientes libros de poemas: El animalero (1990), Guardián de la caída del agua (1993, galardonado con el Quetzal de oro por la Asociación de periodistas guatemaltecos), hojas del árbol pajarero (1995), Lluvia de luna en la cipresalada (1996), Ajkem Tzij - Tejedor de palabras (1996), Retoño salvaje (1997), Desnuda como la primera vez (1998) y Cinco puntos cardinales (1998). Ha recibido el Premio Internacional de Poesía "Blaise Cendrars" en Neuchâtel (Suiza) en 1997 y el Premio Continental "Canto de América" de la UNESCO en 1998.

"Comprendí que la poesía es el relámpago que rompe la noche del poeta; no dura mucho tiempo pero sí lo suficiente para avanzar un poco en el camino."

"Crucé el puente. Sentí sed. Comencé a abrir un hoyo con mis manos; a medida que sacaba tierra fui encontrando humedad; luego mis manos sacaron lodo, hasta que finalmente di con un nacimiento de agua. El brotecito parecía un gusano moviéndose entre la tierra removida. Dejé que reposara. El agua turbia comenzó a aclarase, el lodo se fue asentando en el fondo del pequeño pozo. Aguacalé mis manos, tomé agua y bebí. (...) Creo que ese sueño marcó mi vida con la poesía, o mejor dicho, despertó la poesía en mí. Caminar, excavar, esperar, es justamente el proceso que me lleva al escribir un poema. Buscar la palabranecesaria, encontrar la palabra deseada. Y esas palabras necesarias, deseadas a que me refiero son las más cotidianas, las de uso comunitario."

HUMBERTO AK´ABAL

"Akábal practica un arte poético de "contraconquista" (para usar de un concepto ya célebre, derivado de la Expresión Americana de Lezama Lima). Lo practica sin embargo en un modo personalísimo, radical. Compone su poesía desde el trasfondo de una lengua a-gráfica, que no se apoya en la escritura, y que se enarbola como una planta indomable nutrida por su vetusta tradición oral: el maya-quiché.
Al impulso violento de las estructuras de esa lengua llena de onomatopeyas y cargada de concretud, hace doblar el castellano, hácelo someterse a la magia telúrica de ese idioma encantado por su contigüidad umbilical respecto al reino de la naturaleza.
De esa práctica simbiótica resulta un lenguaje edénico, de nombración adánica, donde el mundo dde los seres y el mundo de las cosas permanecen en estado de comunicación auroral.

HAROLDO DE CAMPOS

"El poeta mismo dice que cada uno de sus poemas es elaborado mentalmente como si fuera a ser escrito en k´iché o bien, escrito en k´iché antes de vertirlo al castellano, debido a la amplitud y altura de vuelo que le da su lengua materna. Ello no demerita el hecho de que Humberto Ak´abal haya hecho acopio, como la hormiga, de lo mejor de la cultura universal."

FRANCISCO MORALES SANTOS

"Humberto Ak´abal canta como los pájaros, habla maya-k´iché y piensa como desearíamos que pensara la mayoría de los hombres."

MIGUEL ROJAS MIX